Pintura Colonial Cusqueña Arcángeles

Pintura Colonial Cusqueña Arcángeles

La Escuela Cuzqueña Munaycha muestra sus pinturas coloniales de angeles siendo un tema que hoy, como ayer, sorprende y fascina al hombre y particularmente al cristiano, ante el poder misterioso de lo divino: el de los ángeles. Los ángeles en la pintura virreinal del Sur Andino, donde estos espíritus puros, reflejos de la perfección de Dios y de su protección, que existen en las principales religiones de la humanidad, alcanzan una de las expresiones más fantasiosas y atractivas del arte de todos los tiempos. Y en estrecha vinculación, como su ineludible reverso en el arte virreinal, la figura del demonio en permanente disputa por la posesión de las almas, y finalmente vencido en el despliegue de las fuerzas positivas del espíritu.

Una exposición que rescata y pone en valor este conjunto de obras de ángeles y arcángeles generadas en los talleres andinos, en el ámbito del mestizaje cultural que funde y amalgama figuras y creencias del catolicismo y de las religiones prehispánicas, y que expresan el rico universo de lo que podría denominarse la imaginación religiosa de la América Hispana y colonial.

Su trama de fondo es la representación del relato, épico-ético de la lucha entre el bien y el mal desarrollada en las alturas del espacio sideral, por estos “Guerreros Celestes”, como en el interior del espíritu de cada hombre, donde ellos acceden como mensajeros enviados de Dios para ayudar y socorrer; lucha entre la oración y la tentación; entre la virtud y el vicio, entre el bien y el pecado.